12
Mié, Jun

Juan Vivas: “Actualizaremos el 1-1-2 porque la seguridad de los ceutíes está por encima de todo”

Gobernación
Tipografía
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ceuta acoge el vigésimo quinto foro de directores y responsables de los centros autonómicos del Servicio de Emergencias 1-1-2, una reunión de trabajo que facilita el intercambio de experiencia, conocimiento y preocupaciones y, sobre todo, como ha explicado el presidente de la Ciudad en la recepción que ha brindado a los participantes, “edificar de abajo hacia arriba”, es decir, que quienes están “en el tajo” marquen cómo mejorar el servicio para que, a la hora de tomar decisiones que incidan en él, haya “más posibilidad de éxito”. Además, Juan Vivas ha hecho énfasis en que la seguridad y tranquilidad de la población está “por encima de cualquier cosa”, razón por la que ha defendido la actualización y renovación tecnológica y de instalaciones del Centro del 1-1-2 de Ceuta.

El presidente ha destacado la importancia de la coordinación y la conexión en un servicio como este, del que también ha subrayado como “esencial” la “vocación permanente de innovar” para “no quedarse atrás” y ofrecer respuestas “eficientes”. Para todo esto, además de medios materiales, hacen falta personas “sin miedo a los cambios”, ha elogiado a los responsables de los centros autonómicos del Servicio de Emergencias 1-1-2 reunidos en Ceuta –han venido responsables de todas las autonomías a excepción de Castilla y León, aunque de esta comunidad viene un representante de AVATA, una asociación de ayuda al accidentado; Galicia y Melilla-.

Vivas ha aprovechado el foro para poner de relieve el trabajo del 1-1-2 de Ceuta y, de forma más concreta, su utilización “de vanguardia” de las redes sociales para informar a la población ante posibles riesgos o avisos de protección civil, así como para difundir una cultura de prevención y autoprotección, en lo que la ciudad ha sido pionera. Asimismo, Vivas ha remarcado la labor de concienciación sobre el uso responsable del Teléfono de Emergencias con charlas y visitas de escolares. A todo esto ha ligado la caída en un 50 % del número de llamadas de broma.

Y es que aunque queda “por hacer”, también hay “muchas cosas” que se hacen bien. Son precisamente esos avances los que constituyen “el principal estímulo” para seguir avanzando y acometer “el mucho camino que queda por recorrer” y que el presidente ha resumido en la “necesaria” formación continua del personal de manera sistemática y dotada “suficientemente” y el proyecto de renovación y actualización tecnológico y de instalaciones, algo que el Gobierno hará porque “la seguridad y la tranquilidad de los ceutíes está por encima de cualquier otra cosa”, ha fundamentado Juan Vivas.

Desde 2007, cuando el 1-1-2 de la Ciudad de Ceuta empezó a funcionar, hasta principios del mes en curso, ese teléfono ha gestionado 1.300.000 llamadas y que han derivado en un total de 22.410 partes de incidencia. Solo el año pasado, fueron 102.308 llamadas y 23.941 partes de incidencias. Por cierto, en 2016 solo hubo 65 llamadas de las consideradas maliciosas, el 0,06 % del total. Así se denominan las llamadas que conllevan el envío de servicios de emergencias a un escenario donde no ha ocurrido nada.