02
Jue, Feb

El Pleno da su aprobación inicial al Presupuesto de 2016, que incide en los servicios, el gasto social y la inversión

Hacienda
Tipografía
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El Pleno de la Asamblea ha aprobado inicialmente el Presupuesto de la Ciudad para 2016. En su intervención ante el plenario, la consejera de Economía, Hacienda y Administración Pública ha defendido que estas cuentas son el resultado del cumplimiento del programa con el que se habían presentado a las elecciones y también echó la vista atrás para comparar la situación de hace tres años con la actual: "Ceuta ha salido del Plan de Ajuste y ha descendido el nivel de endeudamiento”.


Un descenso en el nivel de endeudamiento que se sitúa en 39 puntos en dos años, que traducido significa un descenso de 83 millones de euros, con un planteamiento optimista en relación a que para el siguiente ejercicio económico, la deuda puede estar en un 75% que es el nivel considerado óptimo por parte del Ministerio de Hacienda.

Entrando en el capítulo de ingresos significó que se incrementaban en un 8%, unos 22 millones más de euros. En este punto concreto recordó el gran comportamiento que la Administración General del Estado había tenido con Ceuta durante la presente legislatura y que había culminado con el blindaje legal de determinadas partidas y convenios que, hasta ahora, debían negociarse en cada anualidad. Y como ejemplo puso el incremento de un 33% de las transferencias del Estado en estos años, pasando de 74 millones en 2012 a 96 millones en 2016. Pero también dejó claro que el Gobierno del presidente Vivas “había hecho sus deberes”, sin renunciar a la calidad en los servicios públicos y sin haber despedido a nadie.

Quiso centrar en tres puntos primordiales las prioridades del Gobierno para el año que viene y que son una prioridad desde hace años como el mantenimiento de la red de servicios públicos con inversión en saneamiento, mejora de las playas, mantenimiento de los colegios y del campus universitario o la repoblación forestal. Una segunda prioridad, mejorada también, es el gasto social que lo situó en 70 millones de euros, donde recordó que el empleo “es el principal enemigo a batir”. En este punto pasó por el IMIS, las prestaciones básicas, la ayuda al alquiler, la apertura de los comedores escolares en verano o las bonificaciones para el pago de servicios básicos. En el capítulo de inversiones diferenció por un lado en el Plan de Barriadas, que había sido aprobado en la anterior legislatura y que contará con 24 millones de euros o la realización de infraestructuras que dispondrá de 53 millones de euros.

Tuvo palabras dirigidas a los partidos de la oposición para que presentaran propuestas dirigidas a enriquecer las cuentas públicas y para que todas las formaciones “remaran en la misma dirección”