20
Jue, Jun

El Gobierno cuenta con el apoyo e impulso de la ministra García Tejerina a todos sus proyectos

Medio Ambiente
Tipografía
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El presidente de la Ciudad, Juan Vivas, ha salido hoy del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA) con el compromiso de su titular, Isabel García Tejerina, de la necesaria implicación e impulso para que los proyectos de regeneración de las playas de la bahía sur, la mejora de la accesibilidad de calas como la de El Chorrillo con un ascensor panorámico, el encauzamiento de pluviales en Benítez y la modernización y actualización de la Estación de Tratamiento de Agua Potable (ETAP) lleguen a buen puerto pronto.

El refrendo político de la ministra alcanza también al propósito del Gobierno de formalizar un convenio marco con Tragsa para acometer diferentes proyectos singulares que, en conjunto, suponen en torno al 30 % de los entre 115 y 120 millones de euros en que está presupuestado el Plan de Inversiones del Gobierno de Ceuta para el periodo comprendido entre 2017 y 2019.

En el caso de la regeneración de playas de la bahía sur, que por supuesto se llevará a cabo con la rigurosidad debida tanto desde el punto de vista técnico como memedioambiental como ha advertido el presidente, el objetivo es hacerlo de forma coordinada y conjunta con el MAPAMA en "el menor plazo posible", algo que facilitará el hecho de que el convenio que hoy han acordado presidente y ministra formalizar estará listo en un breve espacio de tiempo porque mucho trabajo de fondo ya está hecho. No en vano, las reuniones preparatorias, como la que en enero mantuvo el consejero del área, Emilio Carreira, con responsables de la cartera de Medio Ambiente, han fructificado en borradores que ahora habrán de someterse a los filtros procedimentales oportunos y que, cumplido ese trámite, posibilitarán que el convenio esté rematado en las próximas semanas. "Contemplará la regeneración de la bahía sur con el aporte de arena", ha precisado el presidente.

Sobre los tiempos, aun apelando a la "prudencia y cautela", el jefe del Gobierno de Ceuta ha afirmado: "Si todo va bien, el aporte podría ser incluso antes de que empiece la temporada de verano de este año". En caso de demora imprevista y, sobre todo, "no deseada", la regeneración sería una realidad para la temporada de playas de 2018. "Pero el objetivo, ambicioso y difícil, es que el aporte sea antes de la temporada de baño de 2017", ha insistido el presidente respecto de un proyecto que significará, más allá de la mejora sustancial de las playas de esa bahía, la recuperación, incluso, de espacios de playa ahora perdidos.

En el caso de la bahía norte, el compromiso del Gobierno de Ceuta, refrendado hoy por la ministra García Tejerina, es encauzar las aguas pluviales que se vierten a la playa de Benítez, una asignatura pendiente que Vivas ha tildado como "problema crónico". Crónico, de momento, porque de acuerdo con el plan trazado hoy, ese asunto podrá estar resuelto el año que viene. Ciudad y Ministerio lo convendrán por escrito. "Hay que redactar el proyecto y licitar las obras", ha fundamentado el presidente la razón de que, en este caso, la actuación no vaya a ser inmediata. "Este año cabría, antes de septiembre, tener resueltos el convenio y el proyecto, incluida la licitación, para empezar la obra en octubre y terminarla en marzo", de manera que para la temporada de playas de 2018 el problema estaría solucionado, ha desarrollado.

Tanto el convenio para la regeneración de la bahía sur como el que amparará la actuación de encauzamiento de pluviales en la norte determinarán la asistencia técnica y supervisión por parte del Ministerio y la financiación por la de la Ciudad, que dedicará a esos proyectos, de acuerdo con su Plan de Inversiones, un presupuesto de en torno a 2,5 millones de euros.

Al margen de la aportación de arena y el encauzamiento de pluviales, el Gobierno llevará a cabo mejoras en la accesibilidad de las playas que serán especialmente relevantes en El Chorrillo, una de las más concurridas y con peores accesos para personas con discapacidad. El anunciado ascensor panorámico podrá ser una realidad este mismo verano, ya que, por un lado, la ministra se ha mostrado de acuerdo en trabajar para que así sea y, por otro, su instalación no limitaría ni perturbaría la temporada de playas. "Esperamos que este verano, julio, agosto... si todo marcha según lo previsto lo podamos llevar a cabo", ha anunciado Juan Vivas.

El remate del ciclo integral del agua, en un año

Capítulo aparte es, por distintas razones, el que merece el ciclo integral del agua. La principal, como ha expuesto el presidente tras la reunión mantenida con la titular del Ministerio, por el "salto cualitativo" que Ceuta ha dado en ese ámbito. De hecho se ha pasado de una situación "precaria", de dependencia de fuentes naturales para el abastecimiento y de carencia de un sistema de tratamiento de residuales, a un presente en el que la Ciudad es capaz de producir incluso por encima de la demanda y en el que, además, y entre otras cosas, la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) funciona al cien por cien, incluida la planta de secado térmico de fangos. "Ha sido gracias al esfuerzo de españoles y ceutíes", ha apuntado Vivas, un esfuerzo que, en términos presupuestarios, se alza hasta los 80 millones de euros. "Pero queda por hacer", ha reconocido el presidente.

Y de eso es de lo que ha hablado hoy con la ministra García Tejerina, de la ETAP, instalación que el MAPAMA cederá para que el Gobierno la pueda actualizar y modernizar con vistas a su perfecto funcionamiento los años venideros. "Los servicios jurídicos y técnicos de ambas administraciones se pondrán en contacto de inmediato para buscar la fórmula jurídica de la cesión", ha afirmado el presidente antes de explicar por qué será la Ciudad la Administración que se ocupe de esta inversión.

"Es una cuestión de equilibrios, complicidades y reciprocidades al servicio del interés general", ha resuelto. "Ahora nos toca a nosotros abordar esto", ha zanjado sin pasar por alto que el Estado aporta cada año 4 millones de euros para la producción de agua, una cantidad similar al presupuesto que la Ciudad prevé destinar, precisamente, al proyecto de mejora de la planta de tratamiento de la conocida como agua en boca. Juan Vivas ha concretado que ese proyecto está "muy avanzado", de manera que una vez resuelto el aspecto jurídico para la cesión de la instalación, en 2017 podría ser revisado y actualizado el proyecto para acometer su ejecución en 2018. De seguir este plan, la ETAP estará "en plena forma" antes de acabar la legislatura.

Medios "eficaces" al servicio de un Plan de Inversiones "ambicioso"

La reunión de hoy en la sede del MAPAMA ha permitido al presidente exponer a la ministra los trabajos que su Gobierno viene desarrollando con Tragsa para servirse de ella como lo que es, un recurso público que puede complementar los medios propios y la contratación externa de obra para cumplir con un Plan de Inversiones "ambicioso" que, presupuestado en unos 115 a 120 millones de euros, el Ejecutivo ceutí ha programado ejecutar hasta 2019. De ese volumen presupuestario global, un 30 % es lo que está previsto encomendar a Tragsa. Se trata de un conjunto de obras singulares para cuyo desarrollo el Gobierno de Ceuta quiere contar con esa sociedad instrumental, como hacen el resto de administraciones, por las garantías que implica desde el punto de vista técnico, de calidad, plazos y precio, cuestiones importantes siempre y, más si cabe, cuando se trata de proyectos singulares.

"No significa desconfiar de los medios propios, que son excelentes; pero el plan de inversiones es importante y lo queremos hacer en este plazo -de 2017 a 2019- porque se trata de atender necesidades urgentes relacionadas con los servicios básicos e infraestructuras y porque tendrá un impacto positivo en la actividad económica y en el empleo", ha argumentado Vivas. "Por el modus operandi de esta compañía, la traslación al ámbito productivo local puede ser satisfactoria y eficaz; de impacto más positivo que el que podría suponer la contratación externa de determinadas grandes obras", ha completado en relación a que se trataría de licitaciones a las que, por la envergadura de los proyectos, no podrían acudir empresas locales por falta de capacidad que, sin embargo, sí podrían optar a participar de ese esfuerzo inversor como subcontratas.

Lo que hará el Gobierno es formalizar un convenio marco con Tragsa, texto que el consejero Carreira someterá a la consideración del Consejo antes de terminar el mes en curso. Ese convenio será el marco general de todas las encomiendas que la Ciudad haga a Tragsa y garantizará "la agilidad en las relaciones y la intensidad de la colaboración", además de la "certidumbre en cuanto al plazo, precio y calidad", ha insistido el presidente de Ceuta de una fórmula que a la ministra le ha parecido "muy bien" y, por lo tanto, la apoyará. Ese respaldo ministerial ha sido interpretado por Juan Vivas como refrendo del propio comportamiento que vienen mostrando los servicios técnicos de Tragsa y su propia Dirección, que está en manos de Elvira Rodríguez, para quien el presidente ha tenido un especial reconocimiento como persona "conocedora y comprometida con Ceuta". "Para nosotros significa un activo en este ámbito de colaboración", ha asegurado de la exministra. "Queremos ser eficientes y optimizar los recursos que vamos a emplear y, para ello, contaremos con esta empresa de acreditada experiencia y solvencia demostrada en muchas administraciones", ha resumido el presidente las razones del papel encomendado a Tragsa para llevar a cabo el Plan de Inversiones.

Síguenos en:

facebook twiter