30
Lun, Ene

La Ciudad completa el ciclo integral del agua con la planta de secado térmico a pleno rendimiento

Medio Ambiente
Tipografía
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La planta de secado térmico de fangos funciona ya a pleno rendimiento toda vez que ha superado el periodo de pruebas en que ha venido funcionando hasta esta semana. De ello ha informado hoy el consejero de Medio Ambiente y Sostenibilidad, Emilio Carreira, al Consejo de Gobierno. Trasladar los fangos a la península sin someterlos previamente a ese tratamiento de secado térmico costaba 800.000 euros al año.

La virtud que introduce esta infraestructura en el ciclo integral del agua en Ceuta va más allá del ahorro en el transporte de ese residuo. El tratamiento de secado térmico también conlleva la producción de 10.000 metros cúbicos de agua al día útil para uso terciario, como riego de jardines y limpieza viaria, una cantidad que supera las necesidades reales.

La planta de secado térmico es el complemento de la depuradora de residuales, donde se produce el fango por el tratamiento de las aguas sucias. Hasta la entrada en funcionamiento de aquella, el traslado del residuo o fango sin tratar disparaba el gasto hasta los 800.000 euros al año debido a lo que pesaba, en su mayor parte, el agua que incluía. El ahorro de esta infraestructura para las arcas públicas deriva precisamente de la merma en el peso del residuo gracias a su sometimiento al tratamiento de secado por deshidratación al que se somete en la planta.

Los avances logrados desde 2001 en cuanto al ciclo integral del agua han supuesto un cambio de 180 grados. El primero, que el suministro de agua funcionara las 24 horas del día para todos los vecinos de Ceuta, vino de la mano de la construcción de la desaladora y su ampliación, que garantiza el autoabastecimiento puesto que la capacidad de producción está por encima de las necesidades. El segundo ha llegado con la renovación de las tuberías de suministro y saneamiento, que en la práctica se ha traducido en la reducción drástica de las pérdidas de agua y su consiguiente ahorro. El tercero ha sido posible por la construcción y puesta en funcionamiento de la depuradora de residuales, ahora completada con la planta de secado térmico de fangos.

Síguenos en:

facebook twiter