15
Sáb, Jun

La Policía Local refuerza los medios para el control de las infracciones de tráfico por abuso de alcohol y drogas

Gobernación
Tipografía
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La Policía Local, de la Consejería de Presidencia y Gobernación, ha reforzado y complementado los medios técnicos para el control de las infracciones que constituyen materia de su concreto ámbito competencial, con la adquisición y recepción de cuatro equipos de alcotest etilómetros y dos equipos drogotest, para detectar la presencia de alcohol y drogas en conductores, con la finalidad de reducir el riesgo de accidentes por estas causas.

Los alcotest utilizan tecnología infrarroja y están homologados por el Centro Español de Metrología. La medición se realiza por espectometría y permite una nueva medición en 30 segundos. La determinación de la impregnación etílica se realiza, valorando la tasa de concentración del volumen de alcohol en aire expirado, expresado en gramos de alcohol por cada mil centímetros cúbicos de sangre. Estos mismos medios son los que tiene en dotación la Guardia Civil de Tráfico.

Los drogotest cuentan con todas las certificaciones que obliga la normativa, para la detección de la presencia de drogas en saliva, Puede detectar una gran diversidad de sustancias como anfetaminas, benzodiacepinas, delta-9-tetrahidrocannabinol (THC), cocaína, metanfetaminas, opiáceos o metadona. Igualmente la Guardia Civil de Tráfico está dotada de idénticos medios.

Asimismo, la Policía Local de Ceuta, cuenta con los correspondientes kits para detección de nivel de droga y “quantisales” para remisión de las muestras de saliva al laboratorio de referencia (el mismo al que remite la Guardia Civil). En relación a las actuaciones derivadas del consumo de drogas estupefacientes, psicotrópicos, estimulantes u otras sustancias análogas, la práctica de la prueba salival indiciaria puede complementarse con otras pruebas para su detección realizada en un laboratorio de referencia, si el agente de la autoridad advierte síntomas o manifestaciones, que razonablemente denoten la presencia de cualquiera de las sustancias aludidas.

Es necesario tener en cuenta que, además de las distracciones al volante y de la velocidad inadecuada, entre los numerosos fallos humanos que provocan accidentes, el consumo de alcohol o drogas tiene un especial protagonismo, ocupando lugar más destacado junto a la fatiga, y considerándose factor determinante en la comisión de delitos. Cuando coinciden conducción y consumo de estas sustancias, la probabilidad de que se produzca un accidente es muy alta. Los especialistas en seguridad vial mantienen que en los accidentes de tráfico influye un 90% de conducta humana y el restante 10% corresponde a otros factores. Los accidentes de tráfico más frecuentes involucran consumo de alcohol o drogas, siendo la segunda causa de siniestros más frecuente después de las distracciones al volante, aun cuando se han ejecutado diferentes campañas educativas y de prevención auspiciadas por la Unión Europea.