21
Mié, Feb

El Gobierno pone en marcha un nuevo plan de austeridad y recorta un 50% la subvención a la AD Ceuta

Hacienda
Tipografía
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

DSC_0672_CopiarEl Consejo de Gobierno ha dado luz verde a una batería de 17 medidas con las que el Ejecutivo seguirá ampliando sus esfuerzos en la contención del gasto. Entre ellas destaca la reducción de la subvención que recibe la Asociación Deportiva Ceuta, que en 2012 se reducirá a la mitad y que en 2013 caerá otro 28,6 por ciento.

“No se trata de ni de una relación cerrada de medidas ni de un esfuerzo por parte del Gobierno”, según ha explicado su portavoz, Guillermo Martínez, quien ha recordado tanto las medidas que se aplicaron hace un año, como el plan de austeridad aprobado en 2008, anticipándose la Ciudad a la coyuntura económica surgida posteriormente y que se prorroga hasta nuestros días.

La primera iniciativa de contención del gasto adoptado por el Ejecutivo no se encuentra en esta relación, que no fue otra que la reducción de la estructura de Gobierno en un 25 por ciento, lo que supone un ahorro del 28,5%, en concreto 476.000 euros.

Ahora llegan otras 17, entre las que destacan las aportaciones que recibe la Asociación Deportiva Ceuta.  Actualmente percibe 1,4 millones de euros, entre la subvención nominativa (700.000 euros), el patrocinio y la retransmisión de partidos por parte de Radio Televisión Ceuta (400.000) y la aportación al plan de saneamiento de deudas de la entidad (300.000). Esta última aportación se mantendrá en 2012 para que el club pueda seguir haciendo frente a sus deudas, pero no así el acuerdo con RTVCE, que desaparecerá el próximo año. Además, la subvención nominativa se reducirá en 2012 a 400.000 euros, lo que sitúa en un total de 700.000 euros las aportaciones para el próximo ejercicio. En 2013 la aportación caerá otro 28,6 por ciento hasta situarse únicamente en 200.000 euros.

RECURSOS HUMANOS Y PUBLICIDAD

En el capítulo de personal, el Gobierno también aplicará medidas de ahorro. Por un lado, reduciendo el gasto por horas extraordinarias de los trabajadores y por otro, revisando las jornadas laborales de los empleados públicos que suponen un incremento del gasto.

Otra medida de ahorro del Ejecutivo pasa por una nueva reducción en las partidas de comunicación y publicidad. En este caso, será a través de las sociedades municipales, a cuyos gerentes el Ejecutivo dará las órdenes oportunas para aplicar este descenso.

El resto de las medidas son las siguientes:

-          Reducción en un 25% del número de teléfonos móviles a disposición de altos cargos y funcionarios de la Ciudad Autónoma.

-          Rebaja del 30% en el límite de gasto establecido para las personas que mantengan la línea de telefonía móvil.

-          Establecer medidas de control para la adquisición de material fungible, estableciéndose una compra centralizada por consejerías y con productos compartidos.

-          Se limitará los viajes de trabajo que realizan los miembros del Gobierno y funcionarios a los “estrictamente necesarios”, que se harán, además, con el personal imprescindible.

-          Reducción del consumo de electricidad en un 20% como mínimo.

-          Descenso en el consumo de agua potable en las diferentes instalaciones que dependen de la Ciudad Autónoma. El ahorro se estima en 1,5 millones de euros.

-          Obtener el máximo rendimiento de la maquinaría del Parque Móvil para evitar los alquileres en la medida de lo posible.

-          Descenso en el gasto que ocasiona los arrendamientos de inmuebles para servicios municipales.

-          Rebaja del gasto en agua potable y combustible en las instalaciones deportivas. Para llevar a cabo esta medida, el Gobierno contratará una asesoría.

-          Eliminación de los programas formativos para funcionarios que se realizan en la península, de modo que la oferta de cursos se circunscriba a Ceuta.

-          Reducción de las aportaciones a la Escuela Hípica sin que afecte a su funcionamiento y a la calidad del servicio.

-          Mejora de los rendimientos en el servicio de limpieza viaria, sin que suponga una pérdida de puestos de trabajo.

-          Reorganización de los recursos humanos en entidades y servicios que supongan un ahorro, aunque sin impacto en el empleo.