Premio Convivencia

2010 Helen Lieberman

2010-1
2010-5
2010-4
2010-3
2010-2
2010-3

Helen Lieberman es una logopeda sudafricana. En unos de sus primeros días de trabajo en un hospital segregado ve como un bebé negro recién operado de una afección que le impedía alimentarse, es dado de alta y expulsado del Hospital donde trabaja. Esta mujer, presionando a una limpiadora que trabajaba en el Hospital busca al niño en un suburbio de Ciudad del Cabo llamado Langa, donde los blancos tienen prohibida la entrada. Metiendo a la limpiadora oculta en su coche va hacia la casa donde está el bebé, allí casi es expulsada por las abuelas (las abuelas en la sociedad sudafricana son las que están al cuidado de los bebés). Al final consigue recuperar al bebé y llevárselo al Hospital, donde le hidrata y le alimenta por vía intravenosa, ese bebé se llama Jeremi actualmente.

Cuenta cómo las primeras veces, ella, hija de buena familia y casada con un prestigioso abogado sudafricano tenía que vencer la repulsión por el olor nauseabundo de los bebés negros (falta de higiene). Pero cuando dio por vez primera el biberón a uno en sus brazos, algo cambió en su cabeza. Se accionó un interruptor, la energía de la Humanidad entró en ella. Desde entonces Helen Lierberman ha fundado escuelas, hospitales y centros de asistencia en innumerables suburbios de Sudáfrica.

La energía proporcionada le hizo desafiar las leyes antinaturales del Gobierno Surafricano hasta el punto de meter a treinta refugiados en el garaje de su casa cuando las excavadoras expulsaron a todo un suburbio de Ciudad del Cabo (esto podía costarle siete años de cárcel). Todo un carácter, toda una mujer, valiente y generosa.En el país más inhumano de la Tierra ella luchó y venció.

Con su Fundación, Ikamva Labantu (El futuro de nuestra nación) ha proporcionado enseñanza, educación y seguridad en la alimentación además de haber contribuido a formar pequeñas empresas y proyectos a miles de sudafricanos. En el año 2010 fue reconocida con el Premio Convivencia de la Ciudad Autónoma de Ceuta.

Al recoger el galardón, Helen Lieberman, visiblemente emocionada resaltó en su intervención: Ceuta "encarna la convivencia, un ideal que mi país, tras siglos de lucha y desigualdad, se está esforzando por alcanzar, por lo que es un honor que nos hayan otorgado este reconocimiento a nuestra labor".
La activista ha recordado que su historia comenzó hace unos 45 años "en contra de las leyes del apartheid, que en Sudáfrica fue el símbolo del sistema más injusto e inhumano durante muchos años".

La galardonada dedicó el premio "a las miles de personas que conectan con los demás seres humanos a través de convivencia y ubuntu (concepto africano que refleja la humanidad) porque en 45 años miles de personas han podido convertirse en ciudadanos con una vida autosuficiente", concluyó.

Galardonados

 
 
Usted está aquí: Home La Fundación Categorias en Español Galardonados 2010 Helen Lieberman